Nuestra personalidad está definida por nuestras creencias, pero, ¿cuál es el significado de éste término? El diccionario de la Real Academia Española lo define así:

  • Completo crédito que se presta a un hecho o noticia como seguros o ciertos.
  • Firme asentimiento y conformidad con algo.

Esto significa que una creencia es aquel concepto que una persona tiene y que lo mantiene como algo real en su vida. ¿Cuál es tu concepto del dinero, del amor, del trabajo o del arte, por ejemplo? Nuestras creencias se forman a través del tiempo por medio del aprendizaje que experimentamos en nuestra vida. Muchas personas intervienen en el establecimiento de nuestras creencias: nuestros padres, amigos, maestros, vecinos, televisión, periódicos, abuelos, tíos, primos, hermanos. Nuestro conjunto de creencias puede verse como el programa de conceptos que rige nuestra vida, este define nuestra personalidad y comportamiento. Imagine usted a un individuo a quien, desde muy temprana edad, se le estuvo indicando que, el caminar descalzo, implica enfermarse de la garganta. Suponga que se le estuvo repitiendo la frase “no camines descalzo porque te vas a enfermar de la garganta” durante años desde que era niño. Lo más probable es que, el día que lo haga se enferme. Es una reacción, una respuesta al condicionamiento al que fuimos sometidos, y esto es solo un pequeño ejemplo. Durante nuestra vida recibimos cientos, o quizá miles, de instrucciones acerca de cómo comportarnos, vestirnos, hablar, sentarnos, comer, lo cual tomamos como verdadero y finalmente definen la persona en la cual nos convertimos; en pocas palabras, nuestra personalidad es una mezcla de creencias de otras personas. Pero lo más importante es que nuestras creencias se convierten en realidad, nuestras creencias crean el entorno en que vivimos, nuestras creencias se manifiestan continuamente. Dirige por un momento tu atención a los resultados que tienes en la vida y hazte preguntas como: ¿Tengo el dinero que deseo?, ¿Tengo la familia que siempre he soñado?, ¿Mis planes de trabajo se llevan a cabo satisfactoriamente?, ¿Vivo en la casa que deseo?, ¿Tengo la salud ideal? Pregúntate acerca de los objetivos que te has propuesto alcanzar y analiza los resultados. Si no estás conforme con el fruto de tu esfuerzo, entonces es una clara señal de que existe la necesidad de cambiar tus creencias, o parte de ellas. Nosotros atraemos lo que somos, y lo que somos está definido por nuestras creencias porque en base a ellas es como actuamos.

SI SOMOS

ATRAEMOS

Pobres

Pobreza y miseria

Ricos

Riqueza y fortuna

Asesinos

Muerte y destrucción

Emprendedores

Prosperidad y éxito

Nerviosos y ansiosos

Enfermedad y dolencias

Optimistas

Animo, entusiasmo y oportunidades de éxito

Pesimistas

Tropiezos, derrotas y desesperanza

Creativos

Ideas innovadoras y originales

Positivos

Bienestar

Negativos

Malestar

Soberbios

Rechazo y repudio

Afectuosos y amables

Amistad, aprecio y gracia

  • Lo que creemos es lo que somos.
  • Lo que esté impreso en nuestra mente es lo que somos.
  • Lo que somos es lo que atraemos.
  • Estamos en la condiciones que estamos por ser lo que somos, y lo que somos lo definen nuestras creencias.

El Evangelio de Juan, capítulo 11, versículo 40 dice lo siguiente:

¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?

Observamos el concepto de CREENCIA en la frase “No te he dicho que si crees” en la cual existe un condicionamiento acerca de que es imprescindible el elemento “creer” para obtener resultados de calidad y nosotros creemos de acuerdo a la información contenida en nuestra mente. El diccionario de la Real Academia Española define el concepto “creer” como “Tener por cierto algo que el entendimiento no alcanza o que no está comprobado o demostrado” lo cual muestra con claridad una actitud de completa certeza.  Finaliza afirmando que “verás la gloria de Dios” donde el término gloria significa esplendor,  belleza impresionante, grandeza. Por lo tanto, cuando creemos, seguramente percibiremos y obtendremos ofertas altamente excelentes que la vida puede ofrecer. De acuerdo a la calidad de nuestras creencias será la calidad de lo que obtendremos; si creemos pobremente, pobremente recibiremos; si creemos abundantemente, abundantemente recibiremos.

En conclusión, diremos que el sincero AUTOANALISIS es la clave para determinar nuestras creencias y descubrir la información grabada en nuestra mente que nos hace ser quien somos. Para cambiar el rumbo de nuestra vida es imprescindible el deseo de transformarnos, y la transformación se lleva a cabo renovando las ideas y conceptos que tenemos de nosotros mismos, de los demás y de la vida en general.