Me llama la atención la parábola del sembrador descrita en el Evangelio según Mateo, capítulo 13, versículos 4 al 8, la cual habla acerca de un hombre que sale a sembrar esparciendo semilla por diferentes lugares. Parte de la semilla cae a la orilla del camino, otra parte cae sobre pedregales, otra más cae entre espinos y, finalmente, otra cae en buena tierra. El relato continúa explicando la efectividad del fruto que se origina de la semilla según la clase de terreno en donde cayó de la siguiente manera.

  • La semilla que cayó a la orilla del camino fue pisoteada y comida por las aves.
  • La semilla que cayó sobre pedregal tuvo fruto pero se secó debido a la falta de humedad.
  • La semilla que cayó entre espinos fue asfixiada por estos.
  • La semilla que cayó en buena tierra dio frutos al 30, 60 y 100 por uno.

Esta parábola se refiere a el resultado que produce un individuo y lo que a mí me interesa es hacer una reflexión del fruto que genera la semilla que cae en buena tierra, en otras palabras, los logros de las personas cuando sus vidas se rigen por los valores correctos y verdaderos. He aquí mi interpretación.

Note usted como se hace referencia a la palabra “uno” cuando compara las cantidades 30, 60 y 100; observe también el uso del término “por”. La unidad implica totalidad, un todo, la suma de todas las partes. Es común en los experimentos de probabilidad y estadística obtener resultados numéricos con un rango de valores entre cero y uno los cuales, multiplicados por cien, nos presentan un porcentaje que puede ser interpretado como la posibilidad de que un evento ocurra. Por ejemplo, cuando escuchamos en las noticias decir que el día de hoy hay un 30% de probabilidades de lluvia, significa que el resultado del cálculo probabilístico fue de 0.30 el cual, multiplicado por 100, genera el valor de 30%. Si la probabilidad de lluvia es del 100% entonces quiere decir que el cálculo probabilístico generó el valor de 1. En conclusión, la unidad representa un 100% lo cual confirma una referencia hacia la totalidad. Ahora interpretemos la parábola del sembrador con estos datos, lo cual nos lleva a los siguientes resultados:

 

CANTIDAD DE FRUTO

MULTIPLICADO POR LA UNIDAD

 

RESULTADO

30

1 = 100%

3,000%

60 1 = 100% 6,000%
100 1 = 100% 10,000%

¿Impresionante, no es así?

¿Qué significa esto?

El concepto es simple: todo individuo que posee las creencias adecuadas dará resultados a niveles elevados, que van mucho más allá del 100%; resultados de la altura del 3,000% al 10,000% de efectividad.

Los atletas, por ejemplo, buscan continuamente romper sus propias marcas; las empresas de tecnología buscan constantemente mejorar sus productos, innovar y crear otros mejores.

El fruto de todo individuo debería de sobrepasar el 100% de productividad ya que este resultado del 100% tan solo implica que hemos cumplido con nuestra responsabilidad, con nuestro compromiso, y esa es nuestra obligación. Cumplir con nuestro deber solamente nos posiciona en el límite de la excelencia, es necesario cruzar dicho límite para continuar hacia el camino de la grandeza, de la magnificencia, de la eminencia.