El amor es un concepto aparentemente sencillo de comprender, sin embargo, es necesario meditar y reflexionar profundamente al respecto si se desea practicarlo verdaderamente. Para iniciar, consideremos dos de sus significados según el diccionario de la Real Academia Española:

“Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.”

“Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.”

Ambas descripciones son insuficientes acerca de este concepto, por lo cual me basaré en el siguiente texto de la Biblia para complementar la idea:

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;   no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.  Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; (1 Corintios 13:4-8)

Como podemos observar, la definición bíblica contiene muchos conceptos que describen con gran exactitud las características necesarias para determinar si realmente practicamos el amor, por lo cual consideraré cada uno de ellos de manera independiente con el fin de construir una ilustración más detallada.

El término “sufrir” se refiere a tolerancia, a la capacidad de resistir y soportar situaciones de todo tipo. Note usted que hablo de una “capacidad”, lo que significa que sufrir o tolerar requiere de un aprendizaje, de un entrenamiento para enfrentar amablemente cualquier condición que la vida nos presente. No se trata de aguantarse o de sostener un peso mayor al que nuestra fuerza lo permite. Para ser campeón de levantamiento de pesas, es necesario adiestrarse. Si usted repentinamente y sin la preparación requerida intenta levantar un peso que excede su capacidad, no lo logrará y posiblemente se lastimará. De la misma manera, es necesario aprender a tolerar y soportar el peso de cada evento que se le cruce en su camino.

El amor es también benigno, lo cual significa que es sano, benéfico, provechoso. ¿Qué cree usted que le hace bien a su salud física, una ensalada de verduras o un pedazo de carne de puerco? Es obvio que el plato de ensalada es la mejor opción. Así, de la misma manera, el amor es saludable para el espíritu y esto se refleja en mi condición emocional y física.

Dice el diccionario de la Real Academia Española que la envidia es “Tristeza o pesar del bien ajeno”. Esto se puede describir como un sentimiento negativo debido al bienestar de otros y sugiere el deseo de que suceda todo lo contrario. Si usted ama entonces se complacerá de todo lo bueno acerca de su prójimo: de su prosperidad, de sus triunfos, de su felicidad, de su inteligencia, de su entusiasmo, de su amabilidad.

Aquel que ama lo hace en silencio, no presume ni alardea, no lo anuncia ni divulga, no se enorgullece ni se honra a sí mismo. Aquel que ama da amor incondicionalmente sin dictaminar quien lo merece, de la misma manera que Dios hace salir el sol sobre buenos y malos.

Todo lo que es vano no tiene significado, es hueco, vacío, no posee sustancia, no es constructivo ni edifica. Que el amor no se envanezca significa todo lo contrario a la definición anterior, por lo tanto implica que el amor tiene un significado profundo con esencia, bendice a los demás y a nosotros mismos, representa un valor que trasciende el tiempo y el espacio y es un fundamento sólido y seguro.

La persona que ama solo hace lo que es correcto, justo y legal, desea y busca el bien para los demás sin juzgar quien es malo o quien es bueno. La persona que ama no pierde el control de su comportamiento para enfurecerse sino que actúa con toda serenidad y calma. La persona que ama está siempre dispuesta a perdonar y a olvidar el rencor, resentimiento y odio.

¿Conoce usted a alguien que disfruta procediendo ilegalmente? ¿Cuántas personas gozan haciendo lo que comúnmente conocemos como “tranzas” y engañando a otros? Incluso existe un dicho al respecto que dice: “El que no tranza no avanza” que hasta rima. Por medio del amor es imposible llegar a esto porque el amor solamente se refugia en la verdad y deshecha la mentira. Cuando el amor es nuestro aliado únicamente caminaremos por rutas de luz a través de las cuales jamás tropezaremos.

Al amar, seremos individuos optimistas, positivos, animosos, entusiastas; siempre esperaremos y creeremos que lo favorable llegará en toda ocasión.

El amor es eterno y universal, no tiene caducidad y su significado es único; trasciende el tiempo y el espacio, las razas y los pueblos, las culturas y las civilizaciones; el amor ha existido y existirá por siempre.