“Hasta el necio es contado por sabio cuando calla” Proverbios 17:28

¿Quién es el necio? El necio es el ignorante, imprudente, falto de razón, terco y obstinado en sus opiniones, resoluciones y conclusiones. Es aquel que no admite consejos, exhortaciones, sugerencias ni recomendaciones. Así es el necio. Es una personalidad tan desagradable ante los hombres y ante Dios, que el solo hecho de mantener la boca cerrada lo lleva al nivel de sabio.

Lo contrario a la necedad es la prudencia que implica reflexión, sensatez, cordura, juicio, discreción, mesura. Por lo tanto, el prudente ya ha dado un gran paso hacia la sabiduría, porque tiene la disponibilidad de escuchar, de aprender y de avanzar hacia la edificación.

Mientras el necio se hunde, el prudente emerge; mientras el necio se marchita, el prudente florece; mientras el necio fastidia y molesta, el prudente agrada y deleita; mientras el necio es olvidado y abandonado, el prudente es recordado y evocado.