Es común encontrar personas que se molestan cuando alguien hace comentarios acerca de ellas. Claro, este no es el caso si dicho comentario es para enaltecer a la persona de quien se habla.

La mejor postura cuando alguien habla sobre nosotros es analizar primeramente de manera neutral aquello que se dice y, posteriormente, deducir si se trata de una verdad o de una mentira.

Si se trata de una verdad, entonces deberíamos de adoptar una actitud de agradecimiento, sin importar que dicha verdad la consideremos positiva o negativa.

Si es negativa lo recomendable es tomar las medidas necesarias para hacer las correcciones pertinentes y convertir en positiva esa verdad negativa.

Si es una verdad positiva entonces debemos de tomarlo con humildad y perfeccionar ese aspecto bueno que otros ven en nosotros.

Pero, ¿qué hacer si lo que se comenta acerca de nosotros es una mentira? Anteriormente comenté que la mejor actitud que podemos tomar cuando se habla una verdad sobre nosotros es tomarlo con agradecimiento y no molestarnos. Así que, si cuando se habla una verdad no me molesta, mucho menos me molestaré si se dicen mentiras.